Más allá de la comunicación en la empresa

Más allá de la comunicación en la empresa

phone-735062_1920

¿Por qué y para qué comunicamos? ¿Crees que la comunicación es un pilar importante en tu empresa o un simple elemento de interacción diaria entre sus diferentes elementos? Posiblemente, si todos fuéramos un poco conscientes de lo que hay detrás de un proceso comunicativo empezaríamos a darle la importancia que se merece.

Pero comunicar por comunicar no vale. Debemos entender la comunicación empresarial en todas sus variables.

Una empresa experimenta en su día a día distintos modelos de comunicación. Por un lado, se relaciona con el entorno, es decir, con la sociedad en general y con los medios de comunicación –entendidos estos como intermediarios entre la ciudadanía y la empresa–. Aquí juega un papel imprescindible el departamento de prensa, ya que es el encargado de trasladar la información interna al exterior para conseguir una actitud favorable del entorno hacia la actividad empresarial. Pero esta comunicación no debe ser unidireccional, sino que debe fluir en ambos sentidos: empresa-entorno y viceversa. Nada ni nadie puede sobrevivir obviando los cambios que se producen a su alrededor.

Por otra parte, la empresa se relaciona también con sus clientes, proveedores, accionistas y empleados. Aquí es fundamental que destaquemos la labor del departamento de comunicación interna, muchas veces fusionado con el gabinete de prensa antes mencionado. Este se encarga de fortalecer la identidad corporativa interna con la que todos los integrantes de la empresa deben sentirse identificados –filosofía, objetivos, misión, valores etc.–. Si no hay buena comunicación por todas las partes, si no se trasladan los mensajes por los canales pertinentes, la empresa está abocada al caos y al desorden. Los empleados son iguales de importantes que los clientes. La comunicación empieza con ellos.

En definitiva, podríamos afirmar que una buena gestión de la comunicación dentro de una empresa, tanto externa como interna, es sinónimo de mayor competitividad de la organización, mejor adaptación a los cambios y mejor definición de los objetivos.

Al mismo tiempo, la existencia de una comunicación en la empresa eficaz fomenta la motivación de los empleados, así como el compromiso y la implicación en las tareas, creando un clima de trabajo integrador. Ya lo sabes, ahora todo depende de ti.

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*