Tu negocio también está en la web

responsive-1622825_1280

Seguro que te has hecho mil veces esta pregunta: ¿debería tener página web de mi negocio? Quizás la respuesta de hace diez años hubiera sido que era aconsejable tener una, pero hoy día te aseguramos que es absolutamente necesario, porque lo que no tiene presencia en la Red no existe. Así de claro. Actualmente tener una página web bien construida es un elemento de credibilidad ante el mundo.

Es importante que entiendas que una web  supone tener una tienda abierta las 24 horas de los 365 días del año.

Lo que significa que tienes más posibilidades de que tus clientes potenciales lleguen a ti. De hecho, hoy día cada vez son más las personas que compran directamente por Internet y está creciendo también el número de los que se informan previamente a través de la web antes de comprar físicamente.

¿No te has planteado que es muy probable que tu competencia ya tenga página web? Esto es un plus para tu negocio. No tengas miedo y apuesta por una también. Puedes echar un vistazo y analizar cómo están diseñadas y estructuradas las de tu sector para así ofrecer algo diferente. La idea es que tengas un diseño atractivo, coherente con tu negocio y que consigas que esté bien posicionada a través de campañas de SEO y SEM –de esto habría que hablar largo y tendido–. El fin último es reforzar la imagen corporativa de tu empresa y potenciar las ventas.

Por una parte, tener una web es el mejor escaparate, pues te permite mostrar todos los productos o servicios que ofertas con sus correspondientes descripciones. El usuario puede así comparar productos y tener una mayor información de tu empresa. Si consigues que tu página tenga bastantes visitas, podrías incluir publicidad de otros negocios que puedan estar relacionados con el tuyo sin que te hagan competencia. Además, puedes hablar sobre tu marca, los descuentos y promociones. Es un verdadero altavoz.

Debes ver esto como una herramienta de marketing y comunicación. De hecho, una vez que hayas creado tu web –hay varias opciones, aunque la más demandada hoy día es WordPress– tienes que pasar a la siguiente fase: el contenido. Para ello, piensa en qué es lo que el cliente espera obtener de ti, incluyendo esos beneficios extra que marquen la diferencia entre tú y tu competencia.

Si quieres algunas pautas de redacción, sigue leyendo. Es importante que mantengas siempre el mismo estilo, que seas coherente con tu marca y tu público objetivo y que, por nada del mundo, hagas un copy-paste de otros sitios similares. Si sigues estas pautas, Google te recompensará teniendo mejor posicionamiento en los buscadores y, por tanto, tu web aparecerá de las primeras en las búsquedas. Y si no, siempre puedes confiar en las campañas de Google Adwords para posicionamiento SEM.

Créenos cuando te decimos que invertir en una buena página web es ganar en visibilidad, notoriedad y en imagen. Tu negocio también está en la web.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *