Online + Offline, la fórmula de una comunicación completa

shutterstock_521010439

Puede que a las nuevas generaciones que ven series en Netflix, juengan online, piden pizza por la app y secan su ropa en siempresoleado.com la comunicación en los medios tradicionales les quede algo lejana. Pero de la misma manera, existe un grupo de personas que viven sin Facebook y que echan de menos el Teleprograma. Pero hay más. Existe un tercer grupo, pongamos nacidos entre los primeros años de los ochenta y los últimos de los noventa, que se criaron con los medios offline e integraron los online a su vida a medida que fueron apareciendo. Es por ello, por esta coincidencia temporal de tres generaciones tecnológicas con perfiles distintos, que en 2018 la unión de ambas sea una de las tendencias para una comunicación completa. Y todo apunta a que lo seguirá siendo en 2019.

Los medios como la prensa, la televisión o la radio siguen teniendo un gran impacto en la comunicación en buena parte de la población, y por eso no deben ser dejados de lado en pro de apostar por una sola vía para llegar a un sector masivo. Hoy en día podríamos creer que esa vía son los medios online y no son pocas las veces que se escucha que son el futuro y que lo offline está muerto. Que son el futuro, sí. Que lo offline está muerto, no. Y aquí hay que pensar en el presente.

Utilizar todos los medios actuales a nuestro alcance cuenta con una ventaja que no se tenía cuando toda la comunicación era offline:

Segmentar al público en distintos perfiles y poder enviarles distintos mensajes.

Si sabemos que el perfil al que llegamos mediante la radio o la televisión, por ejemplo, supera los 45 años, haremos una comunicación propia de un perfil medio de esa edad. Si sabemos que mediante las redes llegamos a un perfil joven o adolescente, llenaremos nuestro mensaje de hashtags, emojis, descargas y otras formas de interactuar con la marca. E incluso cuando hagamos nuestros mensajes en televisión para un público joven, remitiremos a ese público a todo lo que ayude a mover la marca en las redes.

En definitiva, no puedes venderle de la misma manera a unos padres que le den de comer equis producto en la merienda a sus hijos como le vendes a esos hijos que pidan a sus padres ese mismo producto para merendar. En esto, a grandes rasgos, consiste utilizar lo offline y lo online a nuestro favor. Para una comunicación efectiva, necesitaremos diseñar una comunicación transversal. Líneas que se complementen para poner de acuerdo a esos padres de una generación con esos hijos nacidos en otra distinta sobre nuestra marca.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *