La importancia de la comunicación interna en pymes

shutterstock_703607812

El activo más importante con el que cuenta cualquier empresa, pymes incluidas, son sus trabajadores. Da igual lo grande o pequeña que sea tu plantilla: una buena gestión de la comunicación interna será clave para el buen funcionamiento de tu negocio.

Es por ello que las pymes deben trabajar este campo con un objetivo claro y principal: reconocer, motivar, desarrollar y fidelizar el talento. Un buen empleado no se encuentra todos los días.

Hoy se habla mucho del término engagement, que no es más que crear un ambiente de compromiso y fidelidad de los empleados con la empresa. Algo fundamental para el desarrollo de un clima laboral orientado al éxito.

La mayoría de las empresas hasta ahora han entendido la comunicación interna como una buena gestión de difusión de la información entre todos los empleados. Pero hoy en día hay que ir un paso más allá. No se trata solo de tener a todos tus trabajadores, sean del estrato que sean, al día. Lo que se pretende con la comunicación interna actual es fomentar el sentimiento de orgullo de pertenecer a esa firma. Crear pequeña o gran familia en la que todos se impliquen al cien por cien.

En una familia nadie queda fuera de las circustancias que la rodean. Así, una pyme con una buena comunicación interna hará partícipe de las decisiones y los rumbos a tomar a todos sus trabajadores. Sin formar grupos ni élites. Crear espacios de participación en la que todos los empleados tengan relevancia en los proyectos y estrategias a seguir es fundamental. Además, es importante crear flujos de comunicación en los que las opiniones, el feedback, llegue a los encargados de la toma de decisiones. ¿Imaginas lo que es para un empleado saber que una idea suya ha sido escuchada por sus empleadores? Sin duda, todo un reconocimiento y un hecho por el que el trabajador se sentirá orgulloso de formar parte de su empresa.

¿En qué se traduce una buena comunicación interna?

Ya hablamos en este blog de la figura del employee advocacy. Un empleado que llega a tal grado de compromiso y fidelidad con su empresa que se convierte en nuestro mejor embajador, recomendando con poder de convicción nuestros productos y servicios. En el día a día tendremos una plantilla que trabajará para seguir formando parte imprescindible de un proyecto que entenderán como propio. Y eso, en la producción, se nota.

En Talento Consultores basamos nuestra comunicación interna en cinco puntos clave:

  1. Medición y diagnóstico. Obtención de una imagen del estado de la persona y del colectivo respecto la empresa.
  1. Consultoría estratégica. Sobre la que sustentar los logros en el medio – largo plazo acorde a la cultura corporativa y los objetivos empresariales.
  1. Políticas y engagement. Energía, vigor, dedicación, entusiasmo, identificación y compromiso deben formar parte del pensamiento global de la organización.
  1. Gestión del cambio, del conocimiento y de la innovación. Apostar por una organización flexible, abierta y competitiva.
  1. Formación. Entrenamiento de las habilidades comunicativas y motivacionales.

En un entorno de máxima competitividad en la que la falta de puestos de trabajo pone a trabajar el ingenio y el espíritu empresarial de un porcentaje más alto de población, una buena comunicación interna se convierte en el sustento principal de una empresa impulsada por el compromiso y la entrega de todos sus integrantes.

Es, sin duda, el cimiento de cualquier buen equipo de trabajo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *