El contenido de marca es tu conexión con los clientes

cms-265125_640La manera de consumir ha cambiado. La publicidad tradicional se encuentra en sus momentos más bajos, algo que clientes y anunciantes no pasan por alto. Y es necesario reinventarse. Crear nuevas fórmulas. Porque, aunque parezca que ya está todo dicho, siempre hay alguien que consigue romper con todo lo visto, sentido o escuchado.

El reto ahora se encuentra en ponerse a la altura de las exigencias del público. Este ha dado la espalda a lo convencional. Rechaza lo común. Busca una publicidad menos intrusiva y más personalizada. Pero, por encima de todo, reclama un papel protagonista en la estrategia de comunicación.

Ante la situación, solo queda la opción de sobrepasar los límites. Aportar un valor añadido valiéndose de nuevos métodos.

De ahí que, como caballo de batalla, aparezca el branded content. Para entendernos, el contenido de marca.

Esta técnica tiene una especial característica. Quizá su mayor aportación. Y es que incluye al público como parte de un todo. No se trata tanto de vender productos, sino de crear experiencias. Proponer un nuevo cóctel que mezcle bien todos los ingredientes –marca, productos y usuarios– para ganar engagement y fidelización.

Para conseguirlo hay que contar una historia de manera diferente. Trasgredir. Valerse de la narración transmedia. Incluso crear nuevos formatos que entretengan. El objetivo es que la acción perdure en la mente del receptor. Por eso la estrategia de contenido, además de ser innovadora y sorprendente, debe girar en torno a un mensaje de calidad.

Pero, cuidado, no hay que actuar al margen de los consumidores. Subestimarlos es el primer signo de ineficiencia. Se debe pensar en ellos, en lo que quieren, en sus deseos y preferencias. Hay que adaptarse al cliente a través de los medios adecuados. Sin saturarle. Siendo sutiles. Tendiéndole una mano para invitarle a la participación. Y, por último, aprovechar esta maravillosa oportunidad para establecer un diálogo especial con él.

Es evidente que encontrar nuevos modos de comunicarse no es una tarea fácil. Lo sabemos. Es un trepidante mundo de desafíos.

Con caminos de doble sentido. Puertas entreabiertas que nadie sabe a dónde llevan. Pero hay que bordear los baches. Seguir caminando. Y traspasar los dinteles que sean necesarios hasta llegar a nuestro destino. Ahí el consumidor nos estará esperando.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *