Cómo comunican las grandes empresas

Print

Más allá de la creatividad que nuestro producto y equipo de marketing puedan permitirnos incluir en nuestra comunicación, están los medios y parámetros a tener en cuenta para hacer llegar ese trabajo hasta los ojos y oídos adecuados. Las grandes empresas saben de la importancia de mantener activa nuestra presencia entre el público objetivo, así como dentro del propio entorno empresarial. Pero, ¿cómo lo hacen? Los tiempos cambian y con ellos la forma de comunicarnos.

Aquí está lo que sigue funcionando y lo que no en la misiva de las grandes compañías.

Lo que sigue funcionando

Redes sociales. La presencia en redes sociales sigue siendo un factor fundamental para las grandes empresas. Enviar un mensaje a un público extenso y con la capacidad de poder ser segmentado se ha convertido en una de las herramientas mas usadas y mejor valoradas para las grandes empresas. Basta una búsqueda rápida de grandes compañías al azar por las redes para confirmarlo. Además, cada red social permite la especialización de varios tipos de comunicación y estrategia.

Mensaje sencillo. El público no siempre es experto en nuestro campo empresarial, y hay que tener en cuenta que se debe presentar lo que se vende de manera clara o que conecte de alguna forma con el consumidor. Nadie se abriría una cuenta en un banco que le hablase en el idioma de la alta gramática financiera, pero sí a uno que le hable de ahorros para el futuro de su familia.

Tener un blog propio. Incluir un blog en la web da muy buenos resultados a las empresas. No solo demuestra a los clientes potenciales el conocimiento, la experiencia o dominio de la materia. Crea un canal de confianza y el lector puede tenerlo como un referente informativo especializado. Además, ayuda a posicionar la marca en la mente del consumidor.

Conferencias, foros y talleres. Tener presencia en los grandes eventos empresariales ayuda a hacer nuevos contactos y crear nuevos vínculos de colaboración interempresarial. Además, las empresas suelen valorar mucho la organización de talleres y conferencias en los que presentar los productos ante un público determinado.

Mobile Marketing. Adaptación de los contenidos a los diferentes formatos móviles. La transformación digital y la tecnológica van unidas. No solo comunicamos a través de varios canales, también lo hacemos mediante distintos soportes y plataformas.

Percepción e identidad. Algo que nunca pasa de moda en la comunicación empresarial es el «a qué nos asocia el cliente». Mantener vigentes valores positivos en la comunicación como la solidaridad, la felicidad, la conciencia mediambiental, etc. sigue siendo uno de los pilares en el posicionamiento del producto.

Lo que ya no funciona tan bien como antes

Medios de comunicación. Hasta no hace mucho, no más de dos o tres años, los medios de comunicación de masas tradicionales como periódicos, radios y televisiones eran fundamentales en la publicidad y comunicación de las empresas. Sin embargo, a día de hoy esta tendencia está cambiando. Según explica Ángel Alloza, CEO de Corporate Excellence, «ahora se producen contenidos propios cada vez más poderosos, que expresan la identidad y el propósito de una empresa y fortalecen su capital reputacional, su vínculo y desencadenan comportamientos favorables en sus grupos de interés». Además, la posibilidad de interactuar que ofrecen las plataformas digitales produce una mayor confianza entre el público que el mensaje unidireccional al que hasta ahora estábamos acostumbrados.

Email Marketing. No ha tenido una vida demasiado larga. El email marketing nació como uno de los grandes recursos empresariales para dar difusión a su marca. Sin embargo, la proliferación de canales de comunicación, los correos calificados SPAM y la cantidad de contenido diario que recibimos unido a la falta de tiempo para leer presumible en un entorno empresarial están haciendo que el email marketing esté perdiendo efectividad. Las nuevas normas de protección de datos tampoco ayudan. Solo resiste un porcentaje útil en forma de newsletter por suscripción.

Pocos ámbitos en la actualidad cambián al ritmo que lo hacen las formas y vías de comunicación. Probablemente, en un año habrá que hacer repaso y nuevo descarte de técnicas. Lo único que no cambia, por estar en la naturaleza del ser humano por mucha tecnología que se eche encima, es la necesidad de comunicar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *