Influencer, el gran embajador de una marca

blog-327074_1280

Los responsables de marketing digital de Cointreau sabían perfectamente qué tenían que hacer. El objetivo, crear expectación ante el lanzamiento de su nuevo producto CointreauSutra. La clave, cómo hacerlo. Para llegar a un público mayoritario se centraron en las posibilidades que brindaban las redes sociales. Se pusieron en contacto con las personas más influyentes del mundo de la moda, lifestyle y lujo en Twitter y Facebook. Estos, a través de sus impresiones y experiencias, fueron los artífices de difundir el nuevo producto. El resultado fue todo un éxito, tanto en alcance como en ventas. Después de miles de nuevos seguidores, se puede decir que superaron las expectativas.

Este es el marketing de influencia. La mayor tendencia entre las estrategias digitales. Una nueva forma, innovadora, personal y eficaz de acercarse al cliente potencial, destacando frente a la inmensa marea de marcas. Engancha más y mejor. Su mayor baza es la conexión inmediata con el público gracias a la intervención de una persona influyente en su círculo. La opinión que circula puntualmente en las redes puede tener mayor impacto que un bombardeo de información de origen impreciso. Esta influencia con el entorno digital diverge de las formas tradicionales, sobre todo en el modo de comunicación y persuasión.

Cada vez es más usual ver cómo las marcas se valen de blogueros y personas con cierta relevancia en el social media para promocionar sus productos o servicios. Celebridades, deportistas, académicos, expertos, gente de la cultura, incluso anónimos con gran presencia en el mundo online. Son los líderes de opinión en su radio de influencia. Tienen una marca personal y una audiencia dispuesta a consumir su mensaje. El elemento diferenciador es la credibilidad ante la comunidad. Siempre y cuando sea con naturalidad y transparencia pueden repercutir en el comportamiento u opinión de terceros. La efectividad es real y duradera, si el público no se siente objeto de venta.

Las personas que interactúan en las redes y buscan información en los blogs confían en el contenido que encuentran. Están abiertos a escuchar y a creer a ciertos internautas, más que a la publicidad tradicional. Por eso es tan importante que las empresas tomen conciencia del significado que tiene identificar a estos individuos específicos, ya que usarán su poder de influencia sobre el consumidor final.

Para conseguir este tipo de colaboración, en primer lugar, es imprescindible cuidar la relación con los influencers. Además de tener buen ojo a la hora de seleccionarlos, hay que saber llegar a ellos. Cuidarlos. Acercarse de manera adecuada para que acepten ser embajadores de la marca. Si la campaña tiene éxito, no solo se gana a corto plazo, sino que se consigue algo más importante: la fidelización del cliente.

Antes de ver un estreno en taquilla, buscas información en las redes sociales. Antes de reservar un hotel, buscas recomendaciones. Antes de comer en un nuevo restaurante, buscas calificaciones. La forma en la que nos conectamos con amigos, familia, pareja o compañeros de trabajo han cambiado. Las marcas no iban a ser una excepción. Su manera de interactuar es ahora más compleja. Se busca el engagement, la experiencia, la viralización, la notoriedad y la reputación. Todo esto sin olvidar el fin último: las ventas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *