El tren de la comunicación digital

shutterstock_541480084

Las nuevas tecnologías son, cada vez más, como una locomotora que arrolla todo lo que encuentra a su paso a una velocidad en constante aceleración. Y hay dos opciones: subirse o ser arrollado.

En eso consiste la locura digital, especialmente para todos aquellos que en nuestro trabajo, de una forma u otra, delegamos parte de su gestión y resultados en el manejo de la comunicación online y sus novedades casi diarias. En estar siempre al día y, si es posible y tenemos tiempo de adelantar deberes, hasta un pasito por delante.

Si va a pasar el tren, más te vale llegar al andén con 10 minutos de antelación.

Por ello es siempre recomendable echar un vistazo a la evolución de las tendencias en el pasado y ver que línea han seguido hasta el presente para poder hacer una predicción lo más certera posible del futuro. Andy Crestodina, cofundador de Orbit Media Studios, definió una buena estrategia de marketing digital como “la que conduce a un mayor tamaño de audiencia, mayores listas de suscriptores y a una creciente autoridad tanto para las marcas personales como para las grandes empresas”. En este sentido, hay que tener en cuenta que la brecha entre buenos y malos comunicadores de marketing ha ido creciendo cada vez más y que la tendencia es a seguir haciéndolo. Debemos estar al tanto de la evolución del mercado y considerar qué herramientas vamos a utilizar.

Sin duda, las herramientas más comunes en los últimos años han sido las redes sociales y estas, además, son las que experimentan el mayor crecimiento tanto de plataformas como de actualizaciones dentro de cada aplicación. Tal y como afirma el editor de Founder, Nathan Chan, “tienes que ser bueno, no en una sino en tres o cuatro plataformas, donde tienes que hacer un buen ejercicio de retargeting de la gente adonde quiera que vayan”. Porque no olvidemos que no solo la tecnología es cambiante, el público también cambia con ella y con el entorno en el que nos encontremos comunicando en cada momento. En menos de diez años hemos pasado de tener una o dos plataformas de social media a ser incapaces de enumerarlas todas de memoria. Y la mayoría han surgido en el transcurso de los últimos tres o cuatro años modificando la conducta del usuario.

Dos de los últimos métodos de comunicación que han revolucionado las redes y su uso han sido los contenidos efímeros, con Snapchat como embajador de este concepto. Vimos como desde hace unos meses más y más plataformas se suben al carro de las publicaciones con fecha de caducidad. Instagram lo hizo en 2016 con el nombre de stories y en Facebook han sido los protagonistas de este año. Ahora habrá que ver si Twitter o incluso WhatsApp adoptan este formato. Y el live streaming video. Primero llegaron Meerkat y Periscope, luego Youtube y Facebook Live, y ahora hasta Instagram nos da la oportunidad de compartir nuestros contenidos a tiempo real. Todo un escenario de nuevas formas de comunicación para las marcas y grandes eventos. Gracias a ellos, hemos podido, por ejemplo, seguir en directo festivales de música durante el verano ’17 a través de Youtube o campañas publicitarias como la de Harley-Davidson #FREEDOMMACHINE.

Durante 2017 hemos visto aparecer además conceptos como el Inboud Marketing, del que ya hablamos en otra entrada y con el que a estas alturas todos deberíamos estar familiarizados. Y como otra muestra más de la celeridad de los cambios, en menos de una año el auge, caída y reinvención de la figura del influencer.

Y no solo de lo que nos pone en bandeja la tecnología vive la comunicación de una marca. La capacidad creativa y de reinvención de lo que ya existe es un factor fundamental y diferenciador a la hora de transmitir. Valga como ejemplo el caso de Manuel Bartual, el dibujante que con su móvil ha escrito en Twitter la historia que ha revolucionado las redes este verano.

Probablemente, en el transcurso del tiempo entre escribir estas últimas líneas y su publicación en nuestro blog ya se hayan quedado antiguas, si no para el usuario medio, sí para las cabezas pensantes de Silicon Valley y los visionarios de la comunicación empresarial.

Nos apuntamos el tanto de que, en tal caso, habremos acertado de pleno con lo que os contamos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *